<octubre de 2020>
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
2829301234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930311
2345678
Ver la Programación de años anteriores

Venta online de localidades del Auditorio de Cuenca

Tarjeta Regalo del Auditorio de Cuenca
Club de Amigos dell Auditorio de Cuenca
Venta en taquilla de localidades del Auditorio de Cuenca


HORARIO

TAQUILLA CERRADA

•    Por seguridad, las entradas se venderán exclusivamente on line y se deberán descargar en el teléfono o llevarlas impresas

•    En caso de tener algún problema con la compra de entradas, el servicio de taquilla les atenderá en el teléfono 969 23 27 97, de martes a viernes, entre las 10.00 y las 13.00 horas o en el e-Mail: teatroauditorio@cuenca.es











Fundación de Cultura Ciudad de Cuenca
2015 - 22 de octubre a las 20:30h.  [Sala 1 - Teatro Auditorio de Cuenca]
Noche de Teatro

EL MERCADER DE VENECIA


‘EL MERCADER DE VENECIA’: EL TRIUNFO DEL DESINTERÉS ANTE LA CODICIA


La compañía de teatro Noviembre vuelve a traer la genialidad y la mezcla de géneros de Shakespeare a la actualidad con esta obra que, según remarca su director, Eduardo Vasco, es una historia sobre el dinero y sus posibilidades, y sobre la falta del mismo y lo imposible.

Tras Hamlet, Noche de reyes y Otelo, la compañía de teatro Noviembre continúa el camino shakesperiano, que tan buena acogida ha recibido por parte del público, enfrentándose al reto de interpretar El mercader de Venecia. Una obra que se convierte en un canto a la belleza y a la inteligencia, a la sensibilidad frente a la rudeza, al desinterés ante la codicia. Y que, por muy clásica que sea, mantiene su argumento de plena actualidad.

Y es que, por encima de un tema tan espinoso como es el antisemitismo, El mercader de Venecia es una historia sobre el dinero, como remarca su director, Eduardo Vasco. Sobre el dinero y las posibilidades, y sobre la falta del mismo y lo imposible. Todo ello, desarrollado en una ciudad de negocios en la que todo se mueve alrededor del mercadeo, de la propiedad y del interés. Una ciudad llena de problemas que se suavizan cuando aparece el ‘poderoso caballero’.

La historia, para quien no la recuerde, parte de la necesidad de Bassanio, un noble veneciano, de obtener tres mil ducados para convertirse en pretendiente de su amada Porcia. Desesperado, se los pide prestados a su amigo Antonio, que en ese momento no dispone de la cantidad por estar inmerso en diversas expediciones comerciales y que decide pedir el dinero prestado al judío Shylock. Éste, resentido por el trato despectivo de los nobles de la ciudad, firma una cláusula singular: obtener una libra de carne de Antonio si no tiene el dinero en la fecha convenida.

La trama se va desarrollando y los barcos de Antonio van naufragando uno tras otro, acercando la desgracia paulatinamente. Finalmente, se celebra un juicio en el que únicamente la inteligencia de Porcia, disfrazada de abogado, logra desenmarañar la madeja legal en la que se encuentra atrapado el noble.

Shakespeare, siempre clásico, siempre nuevo y extraordinario


El mercader de Venecia es una esas obras que fascina sea la época que sea. Aun arrastrando referencias literarias y escénicas, se alza siempre sobre el escenario como algo nuevo y extraordinario, renovando la esencia del propio teatro. En el caso de la compañía Noviembre, la elección de la obra se ha basado en los personajes, la palabra en primer plano y la realidad como contraste que desprende.

Se trata de una obra que ha sido adaptada en numerosas ocasiones al cine, a la televisión y a la ópera, y en la que la mezcla de géneros convierte el argumento dramático en un eficaz instrumento para entretener y apasionar al espectador. Así, del momento más dramático se puede pasar al más distendido, y todo ello en la misma escena.

Vuelve a aparecer, como siempre en las obras del gran William Shakespeare, la reflexión profunda sobre la condición del hombre y su existencia como uno de los factores que ennoblecen su teatro y lo elevan, en opinión de estudiosos, profesionales y público en general, a ser considerado como la dramaturgia más apreciada de todos los tiempos.

De nuevo en cuestión las ideas preconcebidas

Shakespeare, de nuevo, hace con El mercader de Venecia que el espectador se cuestione muchas de sus ideas preconcebidas, tal y como avisa la responsable de la versión que se lleva a escena en el Teatro Auditorio, Yolanda Pallín. Porque sabe transmitir, unidas y con una gran inteligencia, la grandeza y la miseria de la naturaleza humana.

En definitiva, la obra trata sobre el abuso de poder, las diferencias entre ley y justicia, el valor de las buenas acciones en un mundo eminentemente cruel y de la clemencia y la compasión cuando se alían con la inteligencia.
Localidades: 15,00 €  Club de Amigos: 13,00 €  Visib. Red.: 10,00 €
Duración estimada: 100 minutos
Edad recomendada: a partir de 12 años
Todo el público deberá comprar entrada, sea cual sea su edad.
© 2020 Teatro Auditorio de Cuenca. Privacidad | Condiciones Legales Diseño Web y programación: Soluciones IP.